arte unik

Un Carnaval con Aroma de Mar

Por en marzo 22, 2017

Santo Domingo.- El mes de febrero, en República Dominicana, además de celebrarse las fiestas más memorables que denotan identidad e historia (las fiestas patrias) este mes tiene un encanto particular, pues cada domingo se viste de color, disfraces, música y la alegría del carnaval llena las calles tanto en la ciudad como en los diferentes pueblos.

El Carnaval en cada pueblo tiene sus propias características y personajes que muestran entre otras cosas, las bondades y el esfuerzo de los habitantes de cada región.

Este año quisimos salir de lo acostumbrado y conocer el hermoso carnaval de Río San Juan, un municipio situado en Norte del país, entre costas y montañas específicamente entre Cabrera y Gaspar Hernández.
 
Es también conocido como el Carnaval de San Juan el cual ha ganado gran a notoriedad nacional e internacional por tratarse del único carnaval marino del territorio dominicano y del mundo. En esta celebración se combinan las tradiciones de un pueblo de pescadores, las atracciones naturales de la imponente belleza de Laguna Gri-Gri, y las hermosas playas que rodean la zona.  

Desde hace algunos años el Carnaval de San Juan se fusionó con un Festival de Merengue que se hacía paralelamente y desde entonces se viene llamando Carnavarengue el cual culmina con un concurso de comparsas cuya tarima para las presentaciones se coloca sobre las aguas de la laguna Gri-Gri la cual ofrece una visión estilo anfiteatro natural, lo que permite la fácil visibilidad para los espectadores.

Comparsas de fantasía, trajes individuales y coreografías son algunas de las categorías premiadas en este concurso. Carnavarengue es la mayor expresión cultural de Río San Juan y ha tenido un gran impacto a nivel nacional e internacional pues cada año, según datos de sus organizadores, reciben a turistas extranjeros y locales quienes se mezclan con todo el colorido y el esplendor de dicha fiesta.

Y es que Río San Juan es un pueblo de gente que busca la forma de superarse y de reinventarse cada día, en cuanto al Turismo ha mostrado un acelerado desarrollo en los últimos años.

En el Carnavarengue sus primeros ejemplares fueron inspirados combinando elementos de la pesca, la ganadería y la agricultura, hasta que más adelante se concentró única y exclusivamente en la biodiversidad marina. Hoy en día se aprecia una impresionante variedad que va desde las caretas más sencillas hasta las más elaboradas con corales, caracoles, erizos y otras especies delmar.

Un aspecto que llama bastante la atención, es que a diferencia de otras expresiones carnavalescas que requieren de la experiencia de los expositores más maduros para llevar las comparsas, éste carnaval de Río San Juan es bastante joven, con representantes que van desde muy temprana edad hasta un buen grupo de quinceañeras y veinteañeros.

Su creatividad, autenticidad y la forma en que la presentan esta novedosa propuesta hacen del Carnavarengue una experiencia digna de repetir.

Para el extranjero, turista, para el que viene solo de paso… puede que sea solo una fiesta más de carnaval pero para los lugareños, para quienes se integran en el duro trabajo de producir los trajes y montar las coreografías, para ese grupo de jóvenes que lo da todo en el escenario, para ellos Carnavarengue es su propio sello de identidad, el que ofrecen al mundo como uno de sus más grandes legados.

Fotos: Franklin Tejada

unnamed (3)

unnamed (5)

unnamed (6)

Acerca de Blanca González

Periodista, Locutora, Maestra de Ceremonias, Voz Comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *